NOMBRE: SAN ANDRÉS

Llevamos el nombre del apóstol Andrés porque formamos y capacitamos “Pedros” que sirvan, prediquen y amen al Señor Jesús más y mejor que nosotros mismos.

En 1980, en una pequeña ciudad de México, brotó una semilla que hoy se ha trasformado en un frondoso árbol que extiende sus ramas en más de 70 países de los cinco continentes. Era como un borbotón de agua, que poco a poco fue creando su propio cause de organización y logística. El agua, como la vida, no estaba condenada a seguir un camino prefabricado, sino que el agua misma delineó su propio derrotero. Era fruto de la fuerza de la vida.

A lo largo de este tiempo, fuimos aprendiendo a realizar mejor nuestra tarea con una logística que ya ha sido acrisolada con una experiencia tejida con éxitos y fracasos en los Cursos y en las Escuelas de Evangelización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *